El sol y la luna se ocultan: los eclipses

Un eclipse es el oscurecimiento de un cuerpo celeste por la interposición de otro, que lo esconde  directamente  o que interfiere  la luz que lo ilumina durante un periodo más o menos  corto de tiempo, ya que los astros siguen moviéndose. La ocultación del astro puede ser total o parcial.

Clases de eclipses

Los eclipses  pueden ser de sol o de luna, según cual sea el astro que se oculte.

–          El eclipse de sol: se produce cuando la luna, se interpone entre el sol y la tierra, y proyecta una sombra que barre la superficie del planeta. Los eclipses. de sol pueden ser eclipse anular, total y parcial.

 

–          El eclipse de luna: se produce cuando la tierra iluminada por el sol proyecta su sombra sobre la superficie de la luna, y la oculta. Pueden ser parciales o totales. Para que se produzca un eclipse lunar, la luna debe estar en  fase de luna llena.

 

Los eclipses se pueden predecir

Para que se produzca un eclipse, el sol, la tierra y la luna han de estar alineados, hecho que ocurre en determinadas épocas, las cuales pueden ser previstas con antelación por los astrónomos.

En un año se pueden producir un mínimo de dos y máximo de siete eclipses; en el caso que se produzcan dos, estos serán de sol, y cuando se produzcan siete, cinco serán de sol y dos de luna.

 

La frecuencia de los eclipses totales

Los eclipses totales de sol y de luna se reproducen en el mismo orden después de un periodo de 18 años y 11 días, denominados raros, pero no en los mismos lugares. Por ejemplo: el 31 de julio de 1981 se observó un eclipse total en Siberia (Rusia) y el 11 de agosto de 1999 otro que se pudo ver en Francia  y Alemania. El siguiente eclipse total tendrá lugar el 21 de agosto de 2017 y se podrá observar desde EE. UU.

 

Compartir Publicación

Leave a Reply

avatar
  Suscribete  
Notificar a