La plataforma continental

Parte sumergida de los bloques continentales y de las islas con una pendiente bastante pronunciada, que se extiende desde el límite de la bajamar hasta el talud continental. Termina a una profundidad aproximada de 200 metros, pero puede excepcionalmente ir más allá de esa distancia (Plataforma Continental Extendida). En esta zona existe una gran variedad de seres vivos, gracias a los nutrientes arrastrados por las corrientes marinas y el oleaje, y a la luz solar que se mezcla en el fondo con las aguas oceánicas y de ríos, creando un ambiente favorable para el desarrollo de la vida marina.

Las plataformas continentales representan aproximadamente el ocho por ciento de toda el área que se encuentra cubierta por los océanos. Sus superficies muestran cierto tipo de relieve, con pequeñas colinas y crestas que se alternan con depresiones poco profundas y terrenos muy similares a valles.

 En el fondo de la plataforma abundan los vegetales marinos que dan refugio y alimento a animales, como camarón, langosta y abulón; en las aguas que la cubren nadan peces, como la sardina y la anchoveta, en grandes grupos o cardúmenes. Casi toda la pesca comercial en el planeta se realiza en las aguas de las plataformas continentales, lo que justifica la importancia pesquera y alimentaria de las mismas.

 Además, en dichas zonas existen grandes reservas energéticas de petróleo, minerales y otros recursos utilizados para la fabricación de medicamentos. Por la gran riqueza de recursos que caracteriza a las plataformas continentales, son muy valoradas política y socioeconómicamente.

 

Compartir Publicación

Leave a Reply

avatar
  Suscribete  
Notificar a