Los imperios coloniales en Asia

En Asia, las principales metrópolis ya habían delimitado sus posiciones antes del reparto colonial del último cuarto del siglo XIX. Los hechos más novedosos de este período en el continente asiático fueron: la anexión de Indochina al Imperio francés, la emergencia de Japón como potencia colonial y la presencia de Estados Unidos en el Pacífico después de la anexión de Hawai y la apropiación de Filipinas. El movimiento de expansión imperialista de fines del siglo XIX recayó básicamente sobre África. En Asia, los países occidentales se encontraron con grandes imperios tradicionales con culturas arraigadas y la presencia de fuerzas decididas a resistir la dominación europea.


El avance de los centros metropolitanos dio lugar a tres situaciones diferentes. Por una parte, la de los imperios y reinos derrotados militarmente convertidos en colonias, como los del subcontinente indio, de Indochina y de Indonesia.

Por otra, la de los imperios que mantuvieron su independencia formal, pero fueron obligados a reconocer zonas de influencia y a entregar parte de sus territorios al gobierno directo de las potencias: los casos de Persia y China. Por último, la experiencia de Japón, que frente al desafío de Occidente llevó a cabo una profunda reorganización interna a través de la cual no solo preservó su independencia sino que logró erigirse en una potencia imperialista.

Compartir Publicación

Leave a Reply

avatar
  Suscribete  
Notificar a