Campaña libertadora de simón Bolívar

En 1817, los llaneros venezolanos comandados por el enérgico José Antonio Páez reiniciaron la lucha, pero esta vez contra los realistas, al tiempo que bolívar, procedente de Jamaica, desembarcaba en la costa con los refuerzos ingleses. Al cabo de un año, el valle del Orinoco había sido liberado con la participación de miles de ingleses e irlandeses reclutados con su fortuna personal por iniciativa de bolívar, se reunió el congreso de Angostura (febrero de 1819), que reconoció unánimemente a bolívar como presidente de la futura Gran Colombia (que abarcaría Venezuela, Colombia y Ecuador) y como vicepresidente al granadino Francisco Antonio Zea.

Desde Venezuela, el libertador confió al colombiano Francisco De Paula Santander la dirección de los grupos que actuaban en los llanos d Casanare, desde la patria boba, Santander se había destacado por sus acciones de guerra. Luego Bolívar inicio la invasión de la nueva granada, atravesando los llanos y realizando la penosa y heroica ascensión de los andes Orientales. De esta manera, apareció sorpresivamente la nueva granada, cuando los realistas lo creían todavía en Venezuela, el 25 de julio, las tropas españolas del general Barreiro se retiraban después de la derrota sufrida en la batalla de pantano de Vargas y, el 7 de agosto, en la batalla de Boyacá quedaba asegurada la independencia de Colombia.

De regreso a Venezuela, Bolívar obtuvo la gran victoria de Carabobo (1821), que afirmo la independencia venezolana. El congreso de angostura recibió solemnemente al libertador (Diciembre de 1819) e inició la organización de los territorios recién liberados que completo mas tarde el congreso d Cúcuta (1821): los territorios de Venezuela, Colombia y Ecuador juntos formaron la republica unitaria denominada Gran Colombia, con capital en Bogotá.  Bolívar, elegido presidente, continuó su campaña libertadora, mientras el vicepresidente Santander emprendía la tarea de organizar el nuevo estado.

La independencia de Ecuador se había imposibilitado por la acción progresiva del Virrey Abascal del Perú, pero en octubre de 1820, la ciudad de Guayaquil se separo de España.

Con este ambiente propicio y la ayuda de los granaderos argentinos enviados por San Martín, se debilitaron las tropas realistas. La liberación total del país se logro en la batalla de pichincha (1822), ganada por el venezolano Antonio José de Sucre, lugar teniente de Bolívar.

Los victoriosos ejércitos del la Gran Colombia prosiguieron hacia el Perú y Bolivia, una vez que San Martin   se hubo retirado. La resistencia española de virreinato peruano y la hostilidad de la poderosa aristocracia de Lima cedieron al fin cuando bolívar ganó la Batalla de Ayacucho (9 de diciembre de 1824). En 1825, Sucre elimino los reductos españoles del Alto Perú que se  convirtió en un estado independiente con el nombre de Bolivia, en homenaje al Libertador. La última posesión española en Suramérica, el puerto de El Callao, se rindió en enero de 1826.

Habían terminado las guerras de independencia, pues pocos años antes México y Centroamérica se habían liberado. 

 

Compartir Publicación

0 0 vote
Article Rating
Suscribete
Notificar a
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments