Día Internacional del trabajo

 Durante el siglo XIX se presentaron cientos de huelgas, pero sin lugar a dudas una de las más importantes o por lo menos de las más significativas fue la huelga organizada para el 1º de mayo de 1886, Un movimiento liderado por Albert Pearsons  que convocó a más de 30.000 trabajadores en la ciudad de Chicago, en Estados Unidos. La exigencia no era, ni más ni menos, que la instauración de las ocho horas de trabajo; propuesta inaceptable para los dueños de las empresas, quienes la consideraron como una locura más de quienes se organizaban para luchar contra el Estado democrático. Mientras la propuesta era impensable para los dueños de las industrias, era un sueño para los obreros, obligados por las circunstancias a trabajar en turnos que oscilaban entre las 15 y las 18 horas diarias. Por eso, durante las marchas los trabajadores cantaban: “Nos proponemos rehacer las cosas, estamos hartos del trabajo por nada, escasamente para vivir; jamás una hora para pensar”. El conflicto se extendió a otras ciudades y terminaron parando más de 400.000 obreros en 5.000 huelgas simultáneas

  Los hechos no se iniciaron el 1º de mayo de 1886, tampoco surgieron en Estados Unidos. El movimiento obrero surgió en Inglaterra y se expandió por los países que habían desarrollado la industria. Su máxima expresión se presentó en la Comuna de París en 1871 y para el caso estadunidense tiene como punto de partida las huelgas de 1877 que terminaron con un saldo trágico de más de 200 heridos y una decena de muertos, debido a que la policía recibió la orden de disgregar las protestas.

 

martires de chicago

En Chicago, en 1872 luego de un gran incendio, miles de personas que lo habían perdido todo, hicieron una manifestación para pedir apoyo. Era tal el desespero que en uno de sus carteles escribieron: “pan o sangre”. Infortunadamente lo último fue lo que recibieron, pues acorralados en el túnel debajo del puente del río Chicago fueron abaleados y golpeados.

Como en Inglaterra, la represión no generó temor en los obreros, sino que día a día se sumaban miles a los movimientos, en 1885 los Caballeros del Trabajo que era la organización que proponía el movimiento de las ocho horas, pasó en menos de un año de 100.000 miembros a 700.000. Estos  establecieron en un plenario que el 1 de mayo de 1886 sería el último día de plazo para que los empleadores implementen la jornada de 8 horas, como exigía la llamada Ley Ingersoll promulgada por el gobierno, la que fue rechazado por los empleadores, lo que dio inicio a la protesta que duraría 4 días y seria  duramente reprimida, con un saldo de policías y obreros muertos y 8 ejecutados. Finalmente, se logró que los sectores patronales accedieran a implementar la jornada laboral de ocho horas, que perdura hasta hoy en buena parte del mundo occidental.

Compartir Publicación

0 0 vote
Article Rating
Suscribete
Notificar a
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments