Desarrollo Y Subdesarrollo

Desarrollo y subdesarrollo son dos aspectos complementarios, cara y cruz de la realidad económica desde que la revolución industrial asignó a unos territorios un papel dominante y a otros una relación de dependencia. << La Historia>> La segunda guerra mundial confirmó la debilidad europea y puso de relieve la vitalidad del capitalismo norteamericano, pero también la fortaleza de la Unión Soviética y de la economía planificada. Al mismo tiempo provocó la ruptura de los antiguos imperios coloniales y la aparición del tercer mundo.

Durante el período comprendido entre 1945 y 1973 se vivió una etapa de gran crecimiento basado en la madurez de la segunda revolución industrial .Mientras el petróleo y el gas natural se convirtieron en las grandes fuentes de energía, industrias como la Automovilísticas, la aeronáutica, La eléctrica, la  electrónica y la química experimentaron grandes progresos Merced a la aplicación de nuevas tecnologías. En lo que algunos califican como inicio de la tercera revolución industrial, la utilización pacífica del átomo o la información abre nuevas perspectivas en los sectores secundarios y terciario. Los intercambios comerciales se ven favorecidos por la estabilidad monetaria y la creación de organismos como el  FMI (Fondo Monetario Internacional) o el GATI (Acuerdo General Sobre Aranceles y Comercio). El fuerte crecimiento demográfico, que en los países desarrollados respondió a la elevación de la natalidad (baby boom) después del fin de la guerra contra los totalitarismos nazis, favoreció en estos el crecimiento económico, mientras que en el Tercer Mundo, donde a diferencia de los países no se han detenido, constituye un factor más de desequilibrio.

La lógica de la guerra fría, sin embargo, impuso también en el orden económico una división en dos áreas bien diferenciadas: la de economía capitalista y la economía socialista, la cual se vendría abajo a partir de 1990 con el proceso de desintegración de la URSS, que puso al descubierto las debilidades del sistema.

La Gran Expansión De Los Países Capitalistas

El gran salto adelante que experimento el capitalismo permitió alcanzar en Los años cincuenta el nivel productivo perdido tras la crisis de 1929 y, poco después, superarlo ampliamente. Este fuerte crecimiento de la producción vino acompañado de un no menor progreso en la productividad (aumento de las inversiones y de la investigación, realización de los procesos productivos), lo que permitió a las empresas aumentar sus beneficios. El crecimiento de la producción encontró su equivalente en una demanda en continuo aumento, propiciada por el alza de los salarios y la entrada de Europa occidental en la era del consumo en masa. A ello no fueron ajenas la publicidad y las facilidades de la venta a plazos. En este capitalismo expansivo la importancia de las grandes empresas y su internacionalización (Multinacionales) ha sido cada vez mayor, continuando el proceso de continuación que les ha permitido beneficiarse de un descenso de los costes de producción y de un control cada vez más amplio del mercado. Importante ha sido también la intervención del estado, dirigida a fomentar el progreso económico (desarrollo de la demanda, corrección de los mecanismos del mercado a través de la fijación de salarios y precios, etc.), pero también a conseguir un mayor bienestar social mediante el aumento de sus prestaciones en ese campo (estado de bienestar).

Durante este año la Gran potencia económica mundial es Estados Unidos, con un volumen de producción y unos indises de productividad superiores a las del resto de los países capitalistas. Algunos países europeos como Alemania federal O Francia experimentaron un ritmo de crecimiento más rápido que el de Estados Unidos o gran Bretaña debido a las cuantiosas inversiones necesarias para reconstruir las zonas devastadas, lo que les permitió utilizar técnicas muy perfeccionadas y proceder a una importante renovación de sus equipos industriales. La integración de estos y de otros países en el mercado común contribuyo a crear un conjunto productivo con un tamaño suficiente para competir con las grandes empresas de Estados Unidos y Japón. Este último país se convirtió en la tercera potencia económica mundial tras Estados Unidos y la unión Soviética gracias al esfuerzo de sus trabajadores, a su disciplina laboral y a un gran sentido empresarial. Sin participaciones extranjeras importantes y sin materias primas, Japón consiguió aumentar extraordinariamente la productividad, de forma que llegó a tener el índice de crecimiento más elevado en este periodo.

El Crecimiento De Los Países Socialistas

En la URSS y en los países del bloque soviético se produjo un fuerte crecimiento industrial. El punto de partida era, sin embargo, más bajo que el de los países capitalistas. Utilizando una planificación centralizada se dio prioridad a la industria pesada y a la infraestructura  energética y de trasporte, sectores en la que las tasas de crecimiento alcanzadas hasta 1960 superaron incluso la de los países occidentales. Sin embargo, el sistema presentaba excesivas rigideces derivadas de la burocratización, el escaso aumento de la productividad y el sacrifico de otros sectores como la agricultura, de donde extranjeros hombres y recursos para el desarrollo industrial.

En los países de Europa oriental durante esos años se produjo un aislamiento económico y un control por parte de la URSS sobre sus relaciones económicas anteriores a través de acuerdos comerciales bilaterales y de especializaciones, en un intento de división internacional del trabajo favorable a ese país.

En la Unión Soviética, a la muerte de Stalin, Kruschev trató de obtener un crecimiento más equilibrado, descentralizando la planificación y destinado más recurso a la agricultura y a la industria ligera. Los resultados no acompañaron a las esperanzas depositadas en estas medidas y hacia 1960 pudieron percibirse limitaciones de ese modelo de crecimiento extensivo basado en la despenalizad de grandes recursos naturales, abúndate mano de obra y fuertes inversiones. La caída de las tasas de crecimiento y la baja productividad impulsaron a los sectores de la economía soviética, durante el mandato de  Breznev, a modificar los criterios planificadores, introduciendo en la economía socialista elementos del libre mercado capitalista como la concentración y competencia empresarial, la obtención de beneficios o el incentivo a los trabajadores para estimular la productividad. Al mismo tiempo se descentralizo la gestión concediendo cierta autonomía a las empresas. Los resultados de esta política fueron en general positivos, aumentando el poder adquisitivo de la población, especialmente de la rural pero no lograron substancial la productividad. La nueva carrera Armamentística que se desarrolló a partir de los años 80, junto con un importante atraso en el campo informático, resulto gravosa para la economía soviética y el abismo entre la clase dirigente y el resto de la población acabo minando los cimientos del régimen, cuyos intentos de apertura a partir de 1985 no pudieron ser controlados. El desmembramiento de la URSS en 1991 fue el acta de difusión en un sistema económico, y las distintas republicas que conservaban el estado iniciaron una difícil transición hacia el régimen capitalista, lo que, en los primeros años, se tradujo en una dramática reducción de la producción en todos los sectores y en un empeoramiento de las condiciones de vida de la población.

El Mundo Subdesarrollado

Constituye sin duda uno de los más graves problemas que tiene planteados la humanidad. Afecta la población del tercer mundo, ámbito que no se reduce sólo a los territorios descolonizados en los últimos cuarenta años sino que se extiende a la mayor parte de África, Asia Y América Latina. Aunque existe una gran diversidad de situaciones, en general podría decirse que un país es subdesarrollado cuando no alcanza a cubrir las necesidades básicas de la mayoría de su población y cuando sus centros de decisión están en el exterior.

Para calibrar el subdesarrollo de un país se utilizan diversos indicadores, que tomados por separado pueden resultar ineficaces pero que en conjunto resultan útiles:

-Renta Per Capital Reducida. Aunque las estadísticas de los países más pobres sean poco fiables, no admite discusión la diferencia que en ese concepto existe entre los países más ricos y más pobres. Así, a mediados de los años 70 –y la diferencia no ha hecho sino aumentar-, la renta per cápita de Canadá, Estados Unidos, Los Países Bálticos, Alemania Occidental o Suiza era 50 veces superior a la de Mali, Etiopia, India, Bangla Desh o Camboya. Hoy en día suele considerarse subdesarrollados aquellos países cuya renta per Cápita no Sobrepasa los 2000 dólares (Estados Unidos Tiene 23.000, Alemania Federal 21.000).

-Crecimiento Demográfico Muy Fuerte (<<Explosión demográfica>>), debido al acusado descenso de la mortalidad, provocado por los avances de la Medicina y de la Higiene, y a la imposibilidad de aplicar con éxito una política de control de la natalidad. Paralelamente se produjo un acelerado éxodo rural, traducida en un crecimiento urbano descontrolado.

-Predominio Del Sector Primario. En la agricultura es posible apreciar dos tipos de bien diferenciados: es de los cultivos de exportación, en el que predomina el sistema de plantaciones, el cual ocupa las mejores tierras posa de una tecnología avanzada, y desde los cultivos dedicados al consumo interno escasamente mecanizado y con rendimientos muy bajos. Un dolimos similar se aprecia en el resto de la economía coexistiendo a actividades muy modernas con otras tradicionales que resulta afectadas negativamente por las primeras.

-Dependencia económica, bien a través de las inversiones de países extranjeros o del sistema internacional de financiado, bien por la comercialización de uno o varios productos cuyo precio se fija desde el exterior.

-Acusado Desequilibrio En La Distribución Dela Renta Con Grandes Diferencias Sociales.

-Bajo Nivel Cultural Y Científico Y Elevado Grado De Analfabetismo. (La descolonización apenas afecta a la mitad de la población), Lo cual se traduce en la imposibilidad de disponer de una tecnología propia.

A estas características habría que añadir otras como el hambre, el paro, etc. En algunos países subdesarrollados la industrialización comenzó durante las dos querrás mundiales. Alcanzando después elevadas tasas de crecimiento (siempre tenido en cuenta que el punto de partida era muy bajo). De esta forma, Países como India, Brasil, México o argentina pudieron abastecerse determinados productos industriales e incluso exportarlos. Sin embargo, no desapareció la dependencia de los países ricos, ya que para ello debieron de recurrir a solicitar créditos en el exterior, con el consiguiente endeudamiento. En otros casos la Industrialización fue fruto de las inversiones realizadas por las multinacionales que buscaba disminuir los costos de producción (mano de obra barata) o situar en ellas las industrias contaminantes que los países ricos no aceptaban de los beneficios producíos por estas empresas un porcentaje elevado revertía hacia las sociedades matrices.

Para la mayor parte de los países Subdesarrollados, exportadores de materias primas y compradores de productos manufacturados, la fuerte subida de estos durante los años 60 desequilibro sus balances comerciales y agrandaron el endeudamiento de los países industrializados. Solo algunos productores de petróleo, lograron obtener ventajas importantes agrupándose e la OPEEP (Organización De países exportadores De Petróleo), creada por la comercialización de los hidrocarburos. 

Compartir Publicación

0 0 vote
Article Rating
Suscribete
Notificar a
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments