El capitalismo mercantil y la revolución industrial

El capitalismo mercantil fue una práctica comercial de tipo marítimo que se desarrolló en el mundo entero entre los siglos XVI y XVIII. Esta práctica estimulo las exploraciones coloniales y la explotación de recursos naturales de países europeos sobre América, Asia, África y Oceanía.

La búsqueda de riquezas y comercio

Desde el siglo XV, países como España y Portugal compitieron entre sí por encontrar nuevas rutas marítimas hacia los lugares donde se encontraban ricos productos. Así, encontraron América de donde obtuvieron grandes cantidades de oro, plata y nuevos productos como tabaco, maíz y cacao. A estos países se unieron Holanda, Francia e Inglaterra, quienes para el siglo XVIII, habían establecido nuevas rutas comerciales e importantes puertos como factorías, es decir, centros amurallados donde operaban compañías dedicadas al comercio.

El desarrollo de nuevas técnicas de navegación e ingeniería marítima llevo a la construcción de mejores barcos mercantes para transportar oro, plata, vinos, telas, pólvora y con armas de defensa como los cañones, con los cuales evitaban el ataque de los piratas, que pretendían robar las mercancías que transportaban los barcos.

Para el siglo XVIII, el mercantilismo había favorecido la ampliación del comercio por medio del libre cambio, es decir, la compra y venta de productos y artículos sin mayores dificultades. Así como el intercambio de productos, los metales preciosos en forma de moneda, lo que a su vez permitió la consolidación del sistema bancario.  

La revolución industrial

Uno de los resultados del mercantilismo y la ampliación del comercio fue buscar nuevas formas de elaborar productos de una manera rápida. Así, a lo largo del siglo XVIII, muchos experimentos llevaron a la invención de la máquina de vapor, por medio de la cual se podía acelerar, utilizando el carbón para producir vapor de agua como fuente de energía, la producción de artículos, sobre todos los textiles. El proceso fue lento y los inventos se aplicaron, poco a poco, a medida que se demostraba su efectividad.

El invento más importante fue la máquina de vapor, efectuado por James Watt, en 1769, el cual tuvo una aplicación importante cuando Richard Trevithick invento la locomotora, dando inicio a la era de los ferrocarriles que acortaron distancias.

 

Compartir Publicación

0 0 vote
Article Rating
Suscribete
Notificar a
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments