El código de Hamurabi

Hacia el año 2000 nuevas oleadas de invasores semitas cayeron sobre el país entre los ríos. Uno de sus reyes fundó la ciudad de Babilonia, cuyo nombre luego fue aplicado a todo el territorio  ocupado  por  los  antiguos  reinos  de  Súmer  y  Accad.  Hacia  el  1700  a.C.  el  rey  Hamurabi  de Babilonia  pudo  vencer  a  los  príncipes  rivales  y  fundar  un  gran  reino  en  que  él  ejercía  todo  el  poder  y gobernaba por medio  de sus funcionarios. Para dar a todo su reino un solo derecho, codificó las leyes y promulgó un Código cuyas disposiciones fueron inscritas en signos cuneiformes en una gran columna de piedra que mide más de 2 metros. En la parte superior se encuentra un relieve que representa al dios del sol Shamash, señor de la justicia, quien dicta los decretos a Hamurabi. Las primeras palabras definen el objetivo del Código: "para humillar a  los malos e injustos e impedir que  el poderoso perjudique al débil; para que toda  persona  perjudicada  pueda  leer  las  leyes  y  encontrar  justicia". 

Las  leyes  eran  sumamente  duras  y establecían  la  pena  capital  aun  para  delitos  menores.  Los  hombres  no  eran  iguales  ante  la  ley.  El  que golpeaba a un vecino distinguido de modo que éste perdía un ojo, debía pagar con su propio ojo.

 

 Igual delito  cometido  en  un  hombre  común  era  sancionado  con  el  pago  de  una  "mina"  de  plata.  Pero  la  ley trataba también de hacer justicia a los más pobres y débiles. La ley aseguraba a los jornaleros y artesanos un salario justo. La ley establecía un canon justo y moderado para el pago del arriendo de las tierras por los campesinos  siervos.  Los  siervos  debían  cultivar  las  tierras  que  pertenecían  al  rey,  a  los  sacerdotes  y  a  los nobles. Si alguien denunciaba a otro como asesino o hechicero, el culpado debía someterse a la prueba de agua: se le arrojaba al agua; si se ahogaba, su culpa era evidente; si se salvaba, el acusador era condenado a muerte. El ladrón debía pagar treinta veces el valor del robo.

Compartir Publicación

0 0 vote
Article Rating
Suscribete
Notificar a
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments