El holocausto

El orden nazi se fundamento en una violenta represión, tanto política como racial. En las leyes de Núremberg (1935) se retiro  la ciudadanía a los judíos, se les obligo a llevar un brazalete distintivo (la “estrella de David”) y se prohibió establecer relaciones de pareja con alemanes. En noviembre de 1938 ocurrió la noche de los cristales rotos, una jornada de violencia antisemita en la que miles de judíos fueron ultrajados o asesinados, y más de 30.000, enviados a campos de concentración.

Al inicio de la guerra, los judíos fueron confinados en guetos, lo que les significo hacinamiento, hambre y enfermedades. En enero de 1942, la situación se agravo, pues Hitler aprobó la “solución final de la cuestión judía” lo que prácticamente significaba el exterminio de las minorías denigradas por la ideología nazi. En los guetos fueron explotadas, torturadas y asesinadas millones de personas, no solo judías, sino también comunistas, discapacitados, gitanos, homosexuales y opositores al nazismo. Estas atrocidades no eran muy conocidas fuera de los dominios nazis. Fue a partir del ingreso de las tropas rusas en Polonia que se descubrieron los primeros campos de concentración y se constato la masacre.

Compartir Publicación

0 0 vote
Article Rating
Suscribete
Notificar a
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments