El patronato regio

Era un privilegio especial por el cual los papas concedieron a los reyes católicos y sus sucesores, el derecho a organizar y dirigir la iglesia en sus colonias. Entre las concesiones otorgadas mediante el regio patronato figuraban:

Presentar a roma candidatos para ser nombrados arzobispos, obispos y jefes de comunidades, lo cual implicaba en la práctica a hacer los nombramientos.

Crear y organizar diócesis, fijar y modificar sus límites y fundar conventos.

Disponer el envió de misiones sin avisar a sus superiores.

Cobrar y administrar los diezmos que los católicos debían pagar  a la iglesia.

A cambio de tales facultades: la corona debía sostener al clero, levantar templos y costear los gastos del culto.

Como es natural, mediante el patronato los soberanos de España tuvieron el control absoluto de toda la iglesia  en la América española. El consejo de indias era el encargado de proponer al rey los obispos y abades, el envió de comunidades religiosas entre otras funciones.

Compartir Publicación

0 0 vote
Article Rating
Suscribete
Notificar a
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments