El Viento

 (Del latín ventus) es la corriente de aire que se produce en la atmósfera por causas naturales. El viento, por lo tanto, es un fenómeno meteorológico originado en los movimientos de rotación y traslación de la Tierra.

El viento se puede producir en diversas escalas: entre ellos, flujos tormentosos que duran decenas de minutos hasta las  brisas locales  que son generadas por el distinto calentamiento de la superficie terrestre y que pueden durar varias horas, e incluso globales, que son el fruto de la diferencia de absorción de energía solar entre las distintas zonas meteorológicas de la Tierra.

 Los vientos pueden dar forma al relieve a través de una serie de procesos eólicos. Al igual que el agua provocan erosión transporte y sedimentación. Dos  formas muy típicas de sedimentación por la acción del viento son las dunas y lo loess.  Las dunas que pueden ser fijas o móviles, estas son acumulaciones de arena que se producen cuando el viento encuentra obstáculos o pierde intensidad. Los loess  son tierras creadas a partir de las partículas finas que transporta el viento.  Cuando esté pierde fuerza o llega a zonas húmedas,  las partículas se depositan en el suelo,  enriqueciéndolo y haciéndole más fértil.

Para medir la velocidad del viento se usa un instrumento más complejo: el anemómetro. Para determinar la intensidad del viento se emplea la escala Beaufort.

Compartir Publicación

0 0 vote
Article Rating
Suscribete
Notificar a
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments