justiniano : el imperio de oriente

Lo que hoy se conoce como imperio Bizantino no fue considerado por sus habitantes como la continuación del Imperio Romano. Bizancio heredó de Roma la intención Política de gobernar el mundo, su eficiente burocracia, su formidable sistema militare e incluso un senado al modo romano. La conquista de la antigua Roma y de Occidente constituyeron un constante sueño que duro ocho siglos. Sin embargo, Bizancio ocupaba la parte más próspera del mundo mediterráneo  y sus enemigos no eran pueblos bárbaros, sino civilizaciones con una larga historia, como los persas y los pueblos árabes.

Cuando Constantino el grande fundó Constantinopla como una nueva Roma en el año 330, adoptó las creencias cristianas, legando a sus sucesores una posición privilegiada como regidores de la ortodoxia <<en igualdad con los apóstoles>>.

Justiniano

El emperador Justiniano (527-565) sentó las bases del primer estado bizantino. Se le recuerda principalmente por su Corpus Iuris Civilis, o codificación de las leyes romanas. También levantó la impresionante Iglesia de Santa Sofía, que sirvió como ejemplo de la magnificencia imperial. Constantinopla fue con mucho la mayor ciudad de la Europa medieval.

Sus dimensiones y sus signos de riqueza (las reliquias cristianas en espacial) la convirtieron el <<la ciudad deseada por todo el mundo>>. Como ya hemos visto, Justiniano intentó todavía reconstruir el desaparecido imperio romano, aunque sus reconquistas duraron poco. Sin embargo, el coste de las innumerables campañas fue enorme para Bizancio e incluso sus contemporáneos condenaron a Justiniano por arruinar al imperio con sus honerosas victorias.

El coste de la reconquista de Justiniano recayó sobre sus sucesores (Justino II, Tiberio II, Mauricio y Focas) que, impotentes ante los invasores, fueron perdiendo el terreno reconquistado. Pero en el 610 pasó a Reinar Heraclio. Hizo frente a los Ávaros y los persas, conquisto Damasco Y Jerusalén, pero sus  conquistas serían, una vez más, perecederas debido a la aparición de un nuevo enemigo: Los Árabes.

Cuando Constantinopla rechazó el gran ataque de los árabes en los años 717-18, los imperios bizantinos e Islámico iniciaron un largo periodo de rivalidades que duró varios siglos, y fue similar al que existió entre Roma Y Persia. Una vez más, Asia menor fue el escenario principal del conflicto. Durante dos siglos, la guerra que sostuvieron hizo que la tierra se convirtiera en una zona desolada y ocupada sólo por Guarniciones militares. Bizancio acabó por conquistar Anatolia Oriental, y Consiguió Salir vencedor en su lucha con el califato  a finales del siglo X y comienzos del XI. Para entonces Bizancio había encontrado su propia identidad como estado nacional en el modo medieval de Occidente: había adoptado el Feudalismo.

La caída de Constantinopla en 1453 estuvo precedida por casi tres siglos de continua disminución de los territorios imperiales, hasta el punto en que el estado quedó limitado a la propia ciudad. Sin embargo, el Crepúsculo del imperio Bizantino Resultó ser uno de los momentos más vigorosos para la cultura y los eruditos Bizantinos extendieron su saber a numerosos lugares, como Serbia Rusia.

La Iglesia Bizantina

Durante el reinado de Justiniano la iglesia bizantina u ortodoxa se fue destinando poco a poco del papa de Roma. Las diferencias se agravaron tras mutuas desconfianzas y malentendidos entre Cruzadas y Bizantinos. A partir del siglo XI la cuestión de la unidad de las dos iglesias se convirtió en un asunto de disciplina para Roma, mientras que para Bizancio era poner en duda su propia identidad.

El definitivo entre el Patriarca de Constantinopla y el papa de Roma se produjo en el 1054, y desde entonces quedaron separadas las dos iglesias cristianas. El cristianismo Ortodoxo se caracterizó por su tradición de vida comunitaria contemplativa y los monasterios llegaron a adquirir una enorme riqueza en tierras cultivables extensas de contribución.

Durante los últimos y desgraciados siglos de Bizancio la vida espiritual fue cada vez más pujante. Mientras los turcos rodeaban Constantinopla, los monasterios prosperaron extraordinariamente.

 

Compartir Publicación

0 0 vote
Article Rating
Suscribete
Notificar a
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments