La agricultura en la era de la revolución industrial

Hacia el 1750 en toda Europa se seguía cultivando el campo de la misma manera como se había hecho durante la Edad Media. Los instrumentos agrícolas eran primitivos. Se practicaba la rotación trienal que dejaba en cada año un tercio de las tierras en barbecho.

Las tierras pertenecientes a un campesino generalmente se encontraban dispersas en distintas partes lo que dificultaba su cultivo. El rendimiento seguía siendo mínimo. Se producía lo justo para subsistir. No había praderas artificiales. Los animales pastaban en el monte. Todos los años había que beneficiar a gran parte de los animales en otoño, porque no había forraje para el invierno. Salvo en los meses de verano, la alimentación era escasa y era pobre en vitaminas.

 En la segunda mitad del siglo XVIII se empezaron a desarrollar en Inglaterra nuevos métodos de cultivo. Se descubrió que no todas las plantas extraían del suelo las mismas substancias y que ciertos cultivos enriquecían la tierra. Una rotación de cultivos permitía aprovechar toda la tierra.

Se mejoraron los sistemas de drenaje y riego. Se hizo el análisis científico de los suelos. Se aumentó el rendimiento mediante el uso sistemático de abonos. De Chile se importaba el salitre. La formación de praderas artificiales a base de trébol y alfalfa, el almacenamiento de forraje y la crianza de mejores razas de ganado permitieron aumentar la producción de carne y leche.

La nueva tecnología permitió construir nuevas máquinas agrícolas a la vez que los modernos medios de transporte facilitaron la distribución de los productos y unieron el campo con los centros urbanos. El triunfo definitivo de la tecnología moderna en la agricultura se produjo en el siglo xx con la construcción del tractor que acabó por desplazar al caballo y al buey en que durante miles de años se había basado el trabajo agrícola. Con el fin de mejorar los cultivos, comprar la maquinaria, construir instalaciones adecuadas y organizar la comercialización de sus productos hubo que hacer grandes inversiones para las cuales muchos campesinos carecían de los medios. Por este motivo los campesinos empezaron a formar cooperativas agrícolas que permitieron sumar las fuerzas individuales.

 La revolución de la agricultura por la técnica y la ciencia se tradujo en un aumento extraordinario de la producción. Por primera vez en la historia de la humanidad había medios para triunfar sobre el hambre. Sin embargo, la modernización de la agricultura quedaría limitada, hasta la actualidad, a ciertos países, de modo que en gran parte del mundo la alimentación seguiría siendo insuficiente y el hambre seguiría siendo el flagelo para una gran parte del género humano.

Compartir Publicación

0 0 vote
Article Rating
Suscribete
Notificar a
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments