La dictadura de Porfirio Díaz. 1877-1911

 Representó la consolidación del estado oligárquico en México. Su rasgo característico fue, la conciliación entre los intereses capitalistas de los sectores liberales y los intereses feudales de los hacendados. De otra parte, la ilimitada apertura al capital extranjero, dado el reconocimiento y aceptación que profesaba por la superioridad y misión civilizadora de los países de mayor desarrollo. Progreso que si bien representó un notorio crecimiento económico capitalista con el incremento de las riquezas en favor de los intereses norteamericanos y de la oligarquía agraria, esta clase pasó a ser poseedora del 97% de la Tierra cultivable, acentuando más las diferencias con la marginalidad  mayoritaria de los campesinos, ante el proceso de expropiación realizado sobre sus parcelas y tierras comunales indígenas.

El 1908 luego de más de 20 años de Dictadura, el ambiente social era cada vez más adverso a la continuidad de Porfirio Díaz en la presidencia. La represión a los sectores campesinos y trabajadores urbanos, para detener las frecuentes rebeliones e impedir su organización sindical los hizo cada vez más beligerantes.

Los grupos liberales que habían contribuido al soporte de la dictadura, poco a poco se fueron integrando a los nacientes sectores medios, los cuales descontentos por carecer de representación política ante el hermetismo en la oligarquía constituyeron el partido liberal anti reeleccionista para luchar por un objetivo común de los distintos sectores. Acabar con la dictadura, y crear instituciones políticas que le facilitará su incorporación al poder.

El objetivo sólo fue posible cuando los sectores medios se unieron a la lucha Revolucionaria popular proclamada por los campesinos que se organizaron en el norte del país bajo el liderazgo de Pancho Villa y  los estados del Sur por Emiliano Zapata.

Compartir Publicación

0 0 vote
Article Rating
Suscribete
Notificar a
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments