La obra de Carlomagno

 La primera y más importante acción emprendida por Carlomagno fue la conquista territorial; A petición del Papa, Carlomagno condujo su ejército a Italia donde pudo infligir una derrota decisiva a Desiderio rey de los lombardos. En el año 774 se hizo coronar rey de los lombardos. Entre sus victorias militares más importantes figura su triunfo sobre los sajones en el norte de Alemania y sobre los bávaros en la región del Danubio.

Logró formar un imperio que se extendía desde el Atlántico hasta el Danubio,  desde Roma hasta el Mar del Norte.  Sus  ejércitos  eran  seguidos  por  los  sacerdotes,  la  espada  por  la  cruz.  Mientras  los  guerreros conquistaban  provincias  para  Carlomagno,  los  sacerdotes  y  monjes  conquistaban  almas  para  la  Iglesia.

Carlomagno dividió su imperio en condados y marcas. Al frente de cada condado había un conde que, a nombre  del  rey,  ejercía  el  poder  policial,  administraba  justicia  y  comandaba  las  fuerzas  militares.  En  los distritos fronterizos fueron organizadas las marcas, cuyos jefes, los margraves o marqueses, tenían poderes más amplios que los condes con el fin de poder tomar rápidamente las medidas requeridas para la defensa de las  fronteras. Con el fin de mantener el orden y la ley en todo su imperio y de fiscalizar a los condes y marqueses,  Carlomagno  creó  la  institución  de  los  missi  domini -ci,  los  "enviados  del  Señor",  que inspeccionaban todos los años los condados, controlaban los tribunales locales, administraban la justicia e informaban al rey. Carlomagno eligió como lugar preferido y capital la ciudad de Aquisgrán, famosa por sus termas.    Concedió  su  especial  protección  a  las  artes  y  letras.  Obligó  al  clero  a  instruirse  y  otorgo generosa  ayuda  a  las  escuelas  catedralicias  y  monásticas,  donde  los  niños  eran  instruidos  en  la  doctrina cristiana  y  aprendían  aritmética,  gramática  y  canto.  Se  rodeó  de  los  más  destacados  sabios  de  su  época.

Tras la muerte del emperador, acaecida en el año 814, el imperio paso a manos de su único hijo sobreviviente, Ludovico pio (778 -840).

Compartir Publicación

0 0 vote
Article Rating
Suscribete
Notificar a
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments