Las guerras carlistas

El carlismo defendía la legitimidad dinástica de Carlos María Isidro (hermano de Fernando VII), la monarquía absoluta y el papel predominante de la iglesia de la sociedad.

Su base social estuvo formada por funcionarios, sectores de la pequeña nobleza, el ejército y el clero mas reaccionario, junto con el campesinado medio del país vasco del norte de Cataluña

 Guerra civil: la primera (guerra de los siete años 1833-1840) se inició casi simultáneamente en Cataluña, en el país vasco y en el maestrazgo, con una activa guerra de guerrillas. Destacaron Zumalacárregui (país vasco), tristany (Cataluña) y celebra (maestrazgo). Tras una primera etapa de auge carlista, la guerra se estanco con la muerte de Zumalacárregui (1835)

en una segunda etapa se produjo la audaz expedición de Gómez por 28 provincias (1836) y la expedición real que termino a las puertas de Madrid (1837).

La tercera etapa estuvo marcada por la decadencia, debido a las rencillas entre los jefes carlistas, y termino con el abrazo de Vergara (1839), entre el general Maroto y espartero,

 la segunda guerra (1846-1849) se desarrolló sobre todo en la Cataluña

 la tercera (1872-1876) estallo a causa de la entronización de amadeo I y Carlos, duque de Madrid, pretendiente carlista con el nombre de Carlos VII; fue similar a la primera en su localización. Tras la restauración borbónica se inicio el declive del carlismo. 

Tras el fin de la guerra en Cataluña en noviembre de 1875, el ejército gubernamental se concentró en el frente del norte y en enero de 1876 comenzó una gran ofensiva que llevó a conquistar Estella en febrero, siendo forzado el pretendiente a cruzar la frontera el 28 de febrero de 1876, el día que Alfonso XII entraba en Pamplona.

Compartir Publicación

0 0 vote
Article Rating
Suscribete
Notificar a
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments