Las primeras ciudades de la historia

Numerosos relatos e inscripciones del periodo anterior al 2300 a.C. proceden de diversas ciudades de sumeria, concretamente de Uruk, y de los antiguos emplazamientos de Lagash y Shuruppak. Cada una de las ciudades y pueblos de sumeria tenía el gobierno propio de una pequeña ciudad-estado, similar al que adoptarían más tarde las ciudades de la Grecia clásica. Se producían continuas escaramuzas como consecuencia de las rivalidades entre ciudades vecinas. Una ciudad-estado podía conseguir el control sobre otras

momentáneamente más débiles, y entonces su dirigente podía optar al título de Rey. El jefe supremo de estos centros urbanos se llamaba ensi y se consideraba que su poder provenía por delegación del dios de la ciudad.

Se han encontrado sepulturas de ensis con grandes tesoros. En su viaje al más allá, a los muertos se les equipaba con cantidades masivas de oro, plata y piedras preciosas exquisitamente trabajadas. También incluían barcos, armaduras e incluso instrumentos musicales. A los esclavos también los enterraban con su señor, para que los acompañaran y les sirvieran en el otro mundo. Los templos también contenían cuantiosas riquezas y a menudo se les asignaban numerosos hombres para trabajar sus tierras. Los sacerdotes del templo cosechaban dátiles, cebollas y otras plantas hortícolas y poseían rebaños y pesquerías de agua dulce y salada. El ensi y el templo ejercían, sobre la ciudad un control económico completo, e incluso los sacerdotes llegaron a participar personalmente en las guerras locales

Compartir Publicación

0 0 vote
Article Rating
Suscribete
Notificar a
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments