Las transformaciones del capitalismo y el movimiento obrero

El periodo que transcurre entre 1870 y 1914 preside una expansión extraordinaria de la economía capitalista, a pesar de la crisis de 1873-1896. Tras esta crisis, y hasta después de la primera guerra mundial se entra en una nueva fase de prosperidad económica caracterizada por la subida de precios, el aumento de la producción y de los intercambios y la concentración y expansión del capital. Si hasta 1870 solo se podía hablar en propiedad de dos países industrializados (gran Bretaña y Bélgica) y de algunos otros en procesos de industrialización (Francia, Alemania y estados unidos) a partir de esa fecha la industrialización se extiende por Europa central y del noroeste, Japón y algunas regiones de Canadá, Italia, España y Rusia. Es la llamaba segunda revolución industrial.

 

Nueva demografía 

Durante esta etapa, en los países avanzados donde ya se había producido la revolución demográfica continua el descenso de la mortalidad a lo que ahora se suma un descenso de natalidad; en los países más atrasados la entrada en un siclo demográfico nuevo original un descenso más fuerte de la mortalidad como consecuencia se produce un amplio crecimiento demográfico y adquieren importancia las migraciones intercontinentales.

 

Expansión de la agricultura

El proceso de modernización de la agricultura se vio favorecido por el progreso de la mecanización, la utilización de abonos químicos y la puesta en cultivo de amplias extensiones de territorios de los países dominados por pueblos europeos especialmente de América todo ello produjo un extraordinario crecimiento de la producción.

 

Nuevas fuentes de energía

La fuente de energía predominante mientras se utilizo la máquina de vapor fue el carbón. La importancia de este mineral siguió siendo grande, pero aparecieron también otras dos fuentes de energía: la electricidad y el petróleo. La primera empezó a utilizarse hacia 1879 y la segunda en 1859, aunque el principio solo se utilizo para el alumbrado.

 

Transformaciones en la industria

Frente a las industrias tradicionales que experimentan un proceso considerable (textil y siderúrgica), aparecen en este periodo otras nuevas (químicas, nueva metalurgia, electricidad, como consecuencia del desarrollo de la investigación tecnológica. La ampliación de la actividad industrial fue acompañada de la introducción de los procedimientos para racionalizar la producción como el taylorismo, la producción en serie y la producción en cadena todos estos procesos se tradujeron en un aumento de la producción y de la productividad industrial y en un descenso de los precios aunque también comportaron la humanización del trabajo.

 

Los progresos en los transportes de las comunicaciones

En este periodo se completa la llamada revolución de los transportes. En las comunicaciones terrestres se completan y extienden los tendidos ferro viario y afínales del siglo hace su aparición el automóvil. En el transporte marítimo se generaliza el vapor y el uso de cascos metálicos en los barcos que aumentan su capacidad y rapidez. La navegación aérea realiza sus primeras experiencias con los zeppelines y el aéreo plano, apareciendo a principios del siglo XX en el campo de las comunicaciones humanas hay que destacar el descubrimiento del teléfono los cables transatlánticos y la radio.

 

El comercio internacional 

El comercio refleja la evolución económica experimentada durante este periodo. Europa continúa ocupando el primer lugar en cuanto volumen de tráfico comercial, si bien su importancia es cada vez menor. Por el contrario crece la dependencia europea de las materias primas y de los productos alimenticios en cuanto a las exportaciones europeas se dividen entre los productos industriales tradicionales de países como gran Bretaña y la mano facturas más recientes que fabrican países como Alemania. Los intercambios internacionales se vieron obstaculizados por la extensión del proteccionismo durante este periodo.

 

Movimiento obrero

El movimiento obrero tiene sus raíces de la propia dinámica del capitalismo y en el crecimiento de una masa asalariada denominada proletariado. Desde sus inicios se perfilaron en la I internacional (1864) dos grandes corrientes organizativas, que en sus términos generales fueron defendidas por Marx y bakunin. La tesis central de este último planteaba la necesidad de abolir el estado y sustituirlo por una federación de comunas autogestionarias.

Marx, por su parte era partidario de una revolución socialista de carácter centralizado la principal fuerza de la corriente bakuniana estuvo constituida por los movimientos anarcosindicalistas que proliferaron en la Europa mediterránea e en la Latinoamérica en el primer tercio del siglo XX. La corriente marxista abocaría en partidos socialdemócratas y en movimientos de carácter más radical, como el que en Rusia condujo al poder a los bolcheviques en 1917 en general, las condiciones de trabajo eran miserables, los horarios extremadamente largos (de doce horas o más), los salarios bajos y la seguridad o la esperanza de promoción inexistente.

Algunos trabajadores soñaban con un nuevo orden socialista, mientras otros se unieron a los liberales para conseguir mejoras a corto plazo pero los liberales confiaban en el mecanismo político por si solo mientras que los obreros esperaban forzar las consecuciones mediante la acción directa. En consecuencia se forjaron uniones de trabajadores que utilizaba eficaz mente el arma de la huelga estas uniones fueron de germen de los sindicatos.

El primer problema de estas organizaciones fue el hecho de que las huelgas y su propia existencia eran ilegales en la mayoría de los países europeos. La negociación colectiva podía también ser definida  como <<conspiración en contra del comercio>>. Gradualmente los sindicatos consiguieron la legalidad y el reconocimiento de los derechos a la huelga y al piquete.

 

Compartir Publicación

0 0 vote
Article Rating
Suscribete
Notificar a
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments