lOS HITITAS

Este pueblo y su cultura resultaron de la fusión de los pobladores osiánicos de la meseta de Anatolia y de los indoeuropeos que la invadieron. Los hititas crearon un imperio hacia el 1700 a.de.c., cuya capital fue la ciudad de Hacttusas; luego, extendieron sus fronteras y destruyeron el primer imperio babilónico (1595 a.de.c.). Entre 1400 y 1200 a.de.c. Se lanzaron otra vez a la expansión militar. La guerra contra los egipcios terminó con un tratado de paz y amistad, el primer tratado internacional de paz que registra la historia, celebrado entre el rey hitita Hattusil lll y el faraón  egipcio Ramsés  ll en el 1284 a.de.c.

Sin embargo, el imperio de los hititas no perduró. Los ataques de los asirios y las luchas internas lo debilitaron. Hacía en 1200 a.de.c., los pueblos del mar atacaron la península de Anatolia; la conmoción facilitó que otros pueblos pusieran final al Imperio.

La cultura hitita alcanzó el nivel de civilización, por varios factores: por la creación de un estado poderosa, por el desarrollo de la cría de caballos y la explotación y el comercio de metales, por las formas de gobierno, organización social, religión y arte, en las que hubo muchas asimilaciones de Mesopotamia. Los hititas utilizaron dos escrituras: jeroglífica y cuneiforme. En esta dejaron contratos, leyes y crónicas que nos informa sobre su vida.

Aunque no alcanzo a tener la grandeza y duración de Egipto y Mesopotamia, la Civilización hitita aporto a los pueblos de cercano oriente el conocimiento del hierro y el caballo, y contribuyó a mantener el equilibrio político entre los imperios de aquella región  del mundo: primero,  destruyendo el Imperio babilónico y, más tarde, deteniendo la expansión de los egipcios en Asía.

Compartir Publicación

0 0 vote
Article Rating
Suscribete
Notificar a
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments