Mesopotamia

Los momentos finales de su prehistoria son difíciles de establecer. En el IV milenio ya se encuentran algunos de los rasgos indicadores de la aparición del llamado periodo proto literario que antecede a la historia escrita: nuevos grupos humanos de procedencia elamita, los sumerios, conocedores del torno del alfarero y de la metalurgia avanzada que escribían por medio de pictogramas en tabletas de arcilla, desarrollaran las culturas de Uruk y jemdet nasr.

Estas gentes, que se situaron en el sur de Mesopotamia, conocían la rueda, el carro el torno de alfarero (fueron los primeros en usarlo) y una metalurgia avanzada. Incorporaron nuevas técnicas de producción con especialización en el trabajo y fueron primeros en “escribir” por medio de pictogramas ideográficos probablemente convencionales, en tabletas de arcilla, que serían el soporte favorito de la literatura mesopotámica.


Fueron los constructores de los templos de eridu, de adobe, con parámetros con entrantes y salientes (muros dentados) que producían efecto de luz y sombra. A ellos se deben los fundamentos de las que serían grandes ciudades: erech, Lagash, ur, mari, que cobrarían especial importancia poco después. Con ellos concluyo la prehistoria oriental y se inició una brillantísima etapa, hacia el 2800: época dinástica.

Compartir Publicación

0 0 vote
Article Rating
Suscribete
Notificar a
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments