Panamá a fines del siglo XX

El malestar contra el histórico dominio americano, cada día se hacía más fuerte, exigiendo la revisión del tratado Hay-Buneau Varilla. Los sangrientos enfrentamientos entre trabajadores, estudiantes y campesinos, por las limitaciones a la soberanía nacional impuestas por Estados Unidos, y el triunfo electoral de Arnulfo Arias para la presidencia, como representante de los sectores liberales y los populistas, permitieron el golpe de estado encabezado por el comandante de la guardia nacional, Omar Torrijos en 1968, haciendo eco del militarismo nacionalista del Perú y Ecuador.

El golpe militar desplazo a la oligarquía del ejército del poder con la consecuente pérdida de su hegemonía, y con actitudes represivas contra todo intento de avance populista. El carácter reformista y autónomo de su programa, estuvo orientado hacia la recuperación  del canal y eliminación de los proyectos de renovación de ayuda militar dentro del país. Para ello busco la integración de todas las fuerzas sociales del país, ejecutando una serie de reformas, como la nacionalización de las principales empresas de servicios, una moderada reforma agraria que exigió a los propietarios el incremento de los cultivos en las tierras que se mantenían al margen de la producción nacional, y la modernización del sector laboral. En esta materia creo una legislación contentiva de las prerrogativas y derechos, que el resto de países latinoamericanos adoptaron desde comienzos del siglo.

Las negociaciones para la recuperación de la zona del istmo y el control sobre el canal por el estado panameño, terminaron con la suscripción del tratado Torrijos Carter, firmado el 1° de octubre de 1997. Desde el punto de vista geopolítico, el tratado representa la necesidad de revertir su dominio en favor de un crecimiento económico integral para el país, el cual requiere de la adopción de políticas de financiación, comercio, administración y tecnología al servicio del pueblo panameño.

Los antecedentes de este arreglo se venían dando, desde cuando se aceptó el acuerdo provisional Kissinger- Track del 7 de febrero de 1974, el cual estipulaba la abrogación gradual del tratado Hay-Buneau-Varilla, que pondría fin a la jurisdicción estadounidense, y permitiría a los dos países compartir la responsabilidad de operar, proteger y defender la vía interoceánica. Con el tratado Torrijos-Carter, panamá obtendrá la total soberanía sobre la zona del canal y el canal a partir del año 2000. Edmundo Gaspar considera que las concesiones hechas en los tratados representan el pago a la necesidad de asegurar la cooperación futura con América latina.

La democratización del régimen, una corta temporada golpeada con la muerte de Torrijos y el arribo de noriega al poder

 

El ascenso de Torrijos al poder, incluyo la creación y manejo de una nueva legalidad constitucional que respaldara su poderío. La constitución de 1972 que otorgo poderes especiales, militares y civiles al comandante jefe de la guardia nacional, busco fundamentar las instituciones públicas en juntas comunales y locales. Sin embargo la firma y ratificación  de un proceso de democratización y reducción del autoritarismo de Torrijos.

Un año después de la firma del tratado, en desarrollo del proceso de democratización, se creó el partido revolucionario democrático, institución civil cuya primera experiencia electoral, se dio en las elecciones legislativas de 1980. Las permanentes manifestaciones encabezadas por diferentes sectores, expresaban su inconformidad con la política del gobierno, y deseo de retornar a la democracia representativa. Sin embargo, la muerte de Omar Torrijos en un accidente aéreo -1981-, la creciente interrupción de la guardia nacional u la diferencia entre los miembros del ejército, fueron deterioran el proceso democratizador. Las elecciones presidenciales de 1984 dieron paso al militarismo fraudulento que contradijo los objetivos democráticos propuestos años antes por Torrijos y buscados por la ciudadanía en general.

Ciertos aspectos de las elecciones han causado una fuerte preocupación en amplios sectores de la ciudadanía, y una desilusión sobre todo en las generaciones nuevas que esperaban algo distinto. Se ha producido un largo retroceso en el camino emprendido hacia la democratización; y un deterioro de la imagen de nuestra patria a nivel internacional… en no pocos casos, ha prevalecido la actitud de ganarse el poder ‹‹a como sea››, mediante compra de votos, ‹‹la pica de cedulas››, reparto de licor, indebido empleo de recursos y personal del gobierno, y en algunos lugares la notoria intromisión de las fuerzas de defensa nacional.

La interrupción de Manuel Antonio Noriega en la dirección de las nuevas fuerzas de defensa nacional, se produjo en 1983. Su primer tropiezo con el gobierno norteamericano, se debió a la exigencia de recuperar el control sobre la zona del istmo como parte de los acuerdos, medida que, en la crisis centroamericana resultaba contraria a los intereses de Estados Unidos. La cual se inició con la entrega del control de llamada escuela de las américas Fort Gullick.

Panamá que se había convertido en un poderoso centro financiero internacional, como resultado de los estímulos que el gobierno ofreció a los ahorradores,-exenciones tributarias, el anonimato y el silencio en cuanto a su procedencia-facilito el ingreso de dineros del narcotráfico. Bajo este panorama, los problemas económicos-sociales del país se hicieron cada día más agudos; la contradicción entre un desarrollado sector financiero con proyección internacional, que no generaba ningún tipo de empleos ni aportaba beneficios al presupuesto nacional por concepto de impuestos, se enfrentó a un estancado sector agropecuario e industrial, sobre el cual recayó la mayor cuota de impuestos y fuentes de trabajo. Ante esta crisis, el presidente Ardito Barletta dio aplicación a la política de ajuste monetarista neoliberal, asignadas para los estados capitalistas, medidas que muy pronto empezaron a golpear a las clases trabajadoras.

El narcotráfico, el asesinato de Hugo Spadafora, el fraude electoral y el total predominio de noriega en el poder, produjeron en el orden interno un doble efecto; de un aparte la perdida de respaldo por el gobierno de los Estados Unidos, y de otra, que a partir de entonces, tuviera panamá uno de los periodos de mayor retroceso en la anhelada democratización. Su postulación en 1989 como candidato oficial a la presidencia de la república, y el desconocimiento de los resultados que dieron el triunfo al candidato de la oposición, lo convirtió en un particular dictador, en medio de la presión internacional y el bloqueo económico de los E.U.   

Compartir Publicación

0 0 vote
Article Rating
Suscribete
Notificar a
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments