Participación de EE.UU. en la independencia de cuba

Las primeras acciones que realizaron los norteamericanos se relacionan con campañas de prensa en las cuales se brindaba respaldo al movimiento revolucionario mientras se hacían duras críticas a los métodos violentos y crueles que ponía en práctica España para contener el avance del movimiento independentista que ejercía influencia en la mayor parte de la Isla, incluyendo las principales poblaciones; tampoco hay que olvidar las constantes ofertas que hizo el imperio norteamericano para que la metrópoli hispánica que le vendiera la isla, que como se ha mencionado goza de una ubicación geoestratégica de gran importancia desde donde se puede ejercer control militar de toda América.

Una metrópoli que no vendía sus posesiones y un movimiento revolucionario fuerte que amenazaba con ganar la guerra de independencia aumentó la preocupación en el imperio norteamericano que comenzó a buscar con mayor afán el momento de entrar en el conflicto y por fin el 15

de febrero de 1898 encontró la excusa perfecta: la explosión de su acorazado Maine en el puerto de la Habana. Los hechos que la historia ha denominado como extraños, se dieron luego de que el acorazado Maine de bandera norteamericana entró sin permiso a la colonia española y estando fondeado en su puerto de un momento a otro explotó causando la muerte a dos centenares de marinos. Situación de la cual Estados Unidos culpa a España y le declara automáticamente la guerra, a pesar que la metrópoli europea negó cualquier relación con el hecho. La explosión de la embarcación Maine dio la excusa a los Estados Unidos para declarar la guerra a España.

En octubre del mismo año, España se rindió, toda vez que su armada no tuvo en realidad mucho que hacer contra la poderosa flota naval norteamericana. La paz se firmó mediante el tratado de París; con este acuerdo los españoles no sólo aceptaron la derrota, sino que se comprometieron a retirarse de inmediato de Cuba, Puerto Rico y Filipinas, dejando el campo libre a la ocupación estadounidense. Si bien es innegable que la intervención de Estados Unidos consolidó la independencia de Cuba, tampoco se puede negar que el triunfo de los revolucionarios cubanos estaba por llegar, debido a que el ejército independentista dominaba en ese momento varias ciudades y España se encontraba con pocos recursos económicos y militares para mantener el control. Con estos procesos, Cuba alcanzó la independencia de España pero quedaba bajo el dominio de Estados Unidos.

Compartir Publicación

0 0 vote
Article Rating
Suscribete
Notificar a
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments