Planes de desarrollo económico y social en Colombia 1970 -1994

A continuación  aparecen los planes elaborados por dos gobiernos conservadores y cuatro gobiernos liberales, entre 1970 y 1990.

Las cuatro estrategias (1970-1974).

El diagnostico general que hace este plan es presentado en la administración Pastrana Borrero tiene los mismos fundamentos que la Operación Colombia. El plan responsabiliza a la insuficiente demanda de servicios y bienes de consumo por los bajos índices de crecimiento de ingresos, lo cual a su turno desestimula la producción y eleva los niveles de desempleo, que ascienden de 6.1% en 1964 a 12.9% en 1970. Los instrumentos, recursos e incentivos del plan se orientaron principalmente hacia una primera estrategia, que fue complementada por otras tres.

LA PRIMERA ESTRATEGIA: El desarrollo de la construcción de vivienda urbana, por sus características, tendrá un efecto de arrastre sobre el resto de la economía, generando así nuevos empleos, acelerando el crecimiento y creando posibilidades de mercado para los productos locales, tanto agrícolas como industriales. Para su ejecución se puso especial interés en el aumento del ahorro para financiar la construcción y se otorgó una alta prioridad a la obtención de los recursos financieros. El principal medio consistió en la creación del sistema de unidades de poder adquisitivo constante (UPAC) y las corporaciones de ahorro y vivienda.

LA SEGUNDA ESTRATEGIA: La exportadora, para reforzar las condiciones favorables del mercado interno. No solo garantizar el subministro de importaciones indispensables, si no atender el servicio de la creciente deuda externa.

LA TERCERA ESTRATEGIA: Orientada hacia el aumento de la productividad agrícola, la tecnificación de los cultivos, el crédito supervisado, las obras de infraestructura y la mejor distribución de la propiedad rural.

Esta estrategia no tuvo efectividad porque con el pacto de Chicoral, en 1972, los grandes propietarios lograron que el gobierno creara el Fondo Financiero Agropecuario, y monopolizaron así el crédito que respaldaban con sus tierras para impedir a la vez la distribución de las mismas, violando lo establecido en la ley 135 de 1961 conocida como Reforma Agraria.

LA CUARTA ESTRATEGIA: Se ocupó de la redistribución del ingreso. Su cumplimiento estaba condicionado al éxito de las estrategias anteriores y debía desarrollar un sistema progresivo de impuestos, con arreglo a la política de gasto público, extendida sobre los servicios públicos, en especial educación, salud y recreación.

El Plan de las Cuatro Estrategias no ataco explícitamente el desarrollo regional: simplemente se encamino a los problemas de las áreas urbanas agravados por el proceso migratorio.

Para Cerrar La Brecha (1974-1978)

El nuevo plan promovido por la Administración López Michelsen se enfocó la necesidad de la planeación regional como principio del desarrollo integral del país. Su propósito era reducir los desequilibrios regionales y hacer más explícita la interrelación entre el desarrollo rural y el urbano, cuya interdependencia es indestructible: debilitar el desarrollo rural es minar la vida urbana. En el área urbana el plan promueve la descentralización administrativa y canaliza  la acción hacia las ciudades intermedias  que demuestran dinamismo.

El gobierno emprendió una política económica con el propósito de disminuir las distancias y entre los ingresos de las clases sociales, “cerrando brechas” para favorecer al 50% de la población, los extractos más pobres. Acudió a las facultades extraordinarias del decreto de Emergencia Económica de 1974 y utilizo un conjunto de instrumentos y reformas que se resumen así:

Instrumentos empleados:

  1. Control de inversión extranjera y de las licencias de importación en Santa Fe de Bogotá, Cali, Medellín y áreas de influencia.
  2. Creación de empresas de desarrollo con participación de entidades locales, regionales y nacionales para llevar a cabo el diseño y la ejecución de programas identificados como prioritarios en el campo urbano.
  3. Distribución de los recursos del Fondo Financiero de Desarrollo Urbano según las dimensiones de las ciudades beneficiadas.
  4. Fomento de los proyectos de parques industriales en las ciudades intermedias.
  5. Impulso a las áreas metropolitanas y asociaciones de municipios, procedimientos que se habían promovido desde 1969.
  6. Ejecución de los programas PAN y DRI, con énfasis en la investigación y la difusión tecnológica, crédito, asociación campesina e inversión en infraestructura.

 

Reformas:

  1. Reforma Tributaria: primordialmente se reajusta la progresividad del impuesto a la renta y complementarios, gravando a los estratos de patrimonio medio y alto. Se fijó una renta presuntiva sobre el valor del patrimonio gravable, se estableció el impuesto de las ganancias ocasionales, modificaron los procedimientos de declaración, tramitación, liquidación y recaudo, con el fin de evitar las vías de evasión.
  2. Reforma Financiera: hizo uso de las facultades de intervención de la junta monetaria, adoptó un conjunto de resoluciones de profundo calado sobre el manejo monetario y crediticio en el mercado de capitales. En lo esencial, se liberó la actividad de los intermediarios financieros, se limitó el crédito selectivo de fomento y se dio amplia margen de libertad a las tasas de interés, atendiendo a las expresiones de la oferta y demanda de dinero. Como resultados del esquema de la reforma financiera, se dinamizó el mercado de capitales y adquirió auge la captación institucional del ahorro, elevando agudamente los costos financieros y desestimulando la actividad productiva. El gobierno creó los certificados de depósito a término fijo  (CDT).

 

Plan de Integración Nacional (1978-1982). 

En líneas generales, este plan continúa las orientaciones anteriores en administración Turbay Ayala. En materia de desarrollo regional, plantea como objetivos:

1. Descentralización económica y autonomía regional, con estas actividades específicas:

 

  1. Iniciación de una auténtica planeación urbana y regional, con definición y organización jurídica de las áreas metropolitanas. b. Optima utilización fiscal, regional y local. c. integración física y económica de las distintas regiones, ampliando sus mercados. d. impulso a las inversiones en regiones olvidadas, como los llanos orientales, con lo cual se procuró integrar al desarrollo nacional el potencial de vastos territorios. e. programas de inversión de carácter binacional en las áreas fronterizas para abrir mayores oportunidades dentro de la política de integración, con impacto sobre el desarrollo de cada región.

2. Eficiente infraestructura en transportes y medios de comunicación, con base en los siguientes presupuestos:

a.  Carencia de unificación en el mercado nacional. b. los mercados integrados             mejoran la productividad. c. los transportes traen consigo división del trabajo y especialización. d. gracias a las comunidades, el sistema de precios actúa de manera flexible, estableciendo condiciones propicias a la competencia. e. los transportes y las comunicaciones contribuyen a la economía externa, con una infraestructura que mejora los niveles de productividad.

Para cumplir con tales propósitos es indispensable satisfacer las siguientes necesidades específicas: conservación de carreteras, conclusión de algunas, selección y diseño de caminos vecinales, ferrocarriles nacionales, aeropuertos, modernización de puertos, telefonía nacional e internacional, ampliación de la cobertura de la televisión en color y servicio postal.

3. Desarrollo energético y minero: en este campo el país encontrara problemas a corto y mediano plazo, ya que la explotación y transformación de tales recursos son todavía insuficientes. Es indispensable generar más energía, con petróleo y carbón o con fuentes solares o geotérmicas.

La explotación y exploración petrolera alcanzaron índices sin precedentes, que garantizan a corto plazo el autoabastecimiento de las necesidades del país.

4. Estrategia social: se realizó con varios programas sociales. El Pin incluye educación, salud, vivienda, alimentación, nutrición, integración de servicios y participación de la comunidad, atención al menor y al sector informal. También se dedicaron recursos a políticas de trabajo y seguridad social, recreación y deportes y al plan de desarrollo rural integrado, DRI.

Cambio con equidad (1982-1986)

Este plan de desarrollo fue concebido en la administración Belisario Betancur, con una visión universal, no solo desde nuestra perspectiva como nación, también como expresión del concepto según el cual el progreso no es posible si no se adelanta dentro de unos parámetros de creciente participación comunitaria en los beneficios del desarrollo.

-Los tres grandes objetivos del plan fueron:

1. Ordenamiento del cambio social para lograr mayor equidad en la distribución de las oportunidades del progreso. Primordialmente se trató de integrar y definir los servicios que presta el estado,  para que los esfuerzos de las distintas instituciones concordaran con las necesidades de la comunidad beneficiaria y para elevar su calidad y extender su cobertura. El plan presento políticas de trabajo y seguridad social; políticas educativas, como la campaña de instrucción nacional, camina, y la universidad abierta y a distancia; políticas de salud; políticas de justicia y seguridad ciudadanas para solucionar el desempleo, la pobreza y el desamparo. Se procuró el desarrollo regional equitativo y la participación creciente de la comunidad.

2. La consolidación del desarrollo económico, para preservar el crecimiento de la economía en niveles que permitiesen la elevación constante de las condiciones de vida de la comunidad. El plan propuso adoptar una serie de políticas dirigidas a consolidar el proceso de desarrollo y a fortalecer los sectores productivos primarios, mediante el fomento al ahorro público, los incentivos a la capitalización industrial, el fortalecimiento del sector agropecuario, la comercialización de productos políticas de vivienda, política minera y energética y la ampliación del cubrimiento de los transportes y las telecomunicaciones.

3. La reactivación económica, ante la inquietante conjunción de la recepción con la inflación. El plan presento para ello una perspectiva de crecimiento con estabilidad, políticas monetarias, crédito para la producción, protección al trabajo y a la industria nacional y salvaguardó la vivienda como un sector impulsor.

Plan de economía social (1986-1990)

Este plan, de la administración Virgilio Barco, tuvo como objetivo final la erradicación de la pobreza absoluta, con estrategias educadas para alcanzar tasas de crecimiento altas y estables, de 6% a 7% anual, y el mejoramiento sustancial de la calidad de vida de las comunidades y de las regiones tradicionalmente excluidas de los beneficios del desarrollo.

Las políticas del gobierno nacional se orientaron a lograr que el crecimiento  cumpliese una clara función social y que a la vez el desarrollo social fuese factor fundamental del crecimiento económico. 

Las ciudades y las zonas rurales fueron beneficiadas a través del plan nacional de rehabilitación, PNR, y el plan de desarrollo integral campesino.

-Los principales objetivos del plan económico fueron:

1. Sector social.

Asegurar la salud de los ciudadanos y modernizar el sistema nacional de salud. Fomentar la educación, la cultura y el deporte; garantizar la plena cobertura de la educación primaria democratizar el acceso a la cultura, fomentar la educación física, el deporte y la recreación, especialmente en los niños. Ofrecer bienestar y seguridad a los hogares, extender la protección a los miembros más vulnerables de los extractos en condiciones de pobreza. Salvaguardar la justicia, apoyar y modernizar la administración judicial. Preservar las fuentes de empleo e ingresos, disminuir la tasa de desempleo.

2. Sector de la edificación de vivienda y la construcción.

Recuperar la calidad habitacional de los extractos de más bajos recursos. Expandir el presupuesto y los créditos del banco central hipotecario, del instituto de crédito territorial y del fondo nacional de ahorro, lo mismo que las captaciones y colocaciones de las corporaciones de ahorro y vivienda.

3. Sector agropecuario.

Recuperar el dinamismo de la producción agropecuaria, pesquera y forestal; asegurar la disponibilidad permanente de alimentos y materias primas a precios competitivos, mediante la integración de diversas zonas del país a los mercados regionales, nacionales y externos; énfasis en la distribución y titulación de predios.

4. Sector industrial, incluida la agroindustria.

Tiene particular prioridad por su vinculación con dos de los pilares del crecimiento: la inversión privada y las exportaciones. El objetivo sectorial fue lograr que al final del periodo la industria hubiese elevado  su participación en el producto global, por medio de la apertura de nuevos renglones de exportación y el aumento de la productividad.

5. Sector minero y energético.

Impulso de las exportaciones, asentadas sobre las exploraciones y las explotaciones energéticas y mineras (en particular petróleo y derivados carbón y oro). Se continuó el programa iniciado por la administración Betancur de creación de regiones de planificación para implantar la descentralización administrativa. El país inicio una nueva etapa tendiente a lograr un desarrollo territorial armónico. Los consejos regionales de planificación (CORPES), los comités regionales y las unidades técnicas y los fondos de inversión para el desarrollo regional (FIR), se constituyeron en instrumentos de decisión, planeación y financiación para las regiones.

Compartir Publicación

0 0 vote
Article Rating
Suscribete
Notificar a
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments