Sistemas economicos

EL ESCLAVISMO

Este sistema ya acepta la apropiación personal de los factores productivos y en especial la del hombre por parte de sus semejantes.

La aceptación de la apropiación privada, que comprendía hasta el mismo ser humano, fue tal vez la innovación más importante del esclavismo, pero simultáneamente fue lo más importante desde el punto de vista humano, pues es inaceptable que una persona esclava perdiera sus derechos naturales de ser humano y pasar a convertirse en  un instrumento o medio físico de producción que permitiese aumentos considerables en la producción agrícola de su amo o colaborase casi que gratuitamente al surgimiento de la actividad marítima bien fuera con fines comerciales o bélicos.

En pocas palabras, el sistema esclavista, basado en la propiedad privada de los factores de producción incluida el ser humano, origino cambios importantes en la producción, pues acrecentó su volumen en lo agrícola y estimulo el surgimiento en buena escala de actividades económicas importantes como la navegación, la minería y la construcción, entre otros. Se vio apoyada  en su establecimiento por las guerras en el fondo causadas por problemas económicos, y permitió una utilización productiva y provechosa de los prisioneros esclavos que pasaron a ser guerreros, mineros o braseros de pesados barcos.

el-esclavismo.gif

EL FEUDALISMO

El sistema económico predominante en la edad media fue el feudalismo; sin embargo, para una mejor y más apropiada comprensión vamos a remontarnos un poco hasta con sus orígenes.

Antes del siglo Vll el imperio romano estaba ubicado alrededor del mar mediterráneo y entre sus principales actividades se encontraban el comercio y la agricultura, pero en el siglo Vll sufrieron una serie de invasiones por parte de los musulmanes que troncaron el comercio y enfrentaron sus religiones. Todo esto reunido ocasiono innumerables asaltos, inseguridad y destrucción, lo que a la postre fue la causa del retiro de los cristianos de la cercanía del mediterráneo.

Ubicados en la actual Europa occidental los pueblos cristianos se dedicaron exclusivamente a la agricultura; los centros o ciudades comerciales desaparecieron; se desintegro el imperio romano y la iglesia asumió el papel de líder creando una organización jerárquica en lo social y proporcionando las directrices intelectuales y morales de estos pueblos.

Ahora bien, el sistema feudal constituye la mayor y mejor característica de la edad media, en donde, evidentemente existía una organización jerárquica encabezada por el señor feudal, a quien le seguían los mayordomos y diferentes clases de siervos.

Dentro de esta organización los siervos trabajaban pequeños lotes de tierra del señor feudal, le facilitaban a este la mano de obra que necesitase y le entregaban una proporción de su producción. A su vez, el siervo recibía protección y defensa en tiempos de guerra, y se vino a generalizar una economía de autosuficiencia dentro del feudo, con intercambios basados en el trueque y sin actividades comerciales con el exterior.

Económicamente hablando, era un sistema de gran monotonía y excesiva perpetuidad, sin innovación ni cambios en los procesos productivos, bastante ineficiente y con mercado énfasis en la producción agropecuaria

feudalismo01.jpg

EL MERCANTILISMO

El tradicional sistema feudal empezó obtener dificultades a partir del siglo X cuando disminuyeron considerablemente los robos, saqueos y más aspectos negativos  que había contribuido en buena parte a su creación y entonces se reabrió el comercio; la población empezó a abandonar los feudos, los cuales quedaban muy estrechos para tanta gente y se vieron ante la imperiosa necesidad de colonizar nuevas tierras; surgieron descubrimientos tecnológicos importantes y el trueque fue suplantado por el intercambio a través del dinero; todo lo anterior unido al descubrimiento de América ocasiono un cambio radical en el sistema económico que origino la desaparición del feudalismo y el surgimiento del mercantilismo.

El nuevo sistema económico, iniciado a finales del siglo XVl, definido por A. Dubios en su obra  Historias de las Doctrinas Económicas como: “La teoría del enriquecimiento de las naciones mediante la acumulación de metales preciosos”.

En términos más amplios, pero complementarios, el mercantilismo perseguía la unidad política y de poder de una nación, amparado en un sistema monetario muy dependiente y ligado a los metales preciosos, en especial oro, con marcada intervención estatal y apoyo al proteccionismo en el intercambio comercial.

La época siguiente al decaimiento total de la economía feudal se caracterizó por un activo comercio, necesidades grandes de capitales comerciales y excesivo afán de conseguir oro y plata. Así mismo, la nueva clase comercial, ávida de ganancias, buscaba un estado fuerte que protegiera su actividad y llego hasta identificar estado y comercio como algo unísono.

El mercantilismo fue el mejor abono para el surgimiento del capitalismo. Creo una clase adinerada amparada en el bien de la nación y el fortalecimiento del reino; identifico la riqueza con el dinero expresado en términos de metales preciosos y, convirtió al comercio en el elemento esencial para el desarrollo económico.

El CAPITALISMO

El modelo por excelencia de este sistema lo encontramos en la obra de Adam Smith las riquezas de las naciones, en donde se creó el concepto de economía de mercado basada en el juego de la oferta y la demanda, sin ninguna intervención gubernamental y bastante radical en su posición frente a la concepción mercantilista de la economía, pues definió la riqueza de una nación en términos de su capacidad de producción y no en los metales preciosos, que, según él, solo sirve para facilitar el intercambio. Adicionalmente abogo por una mayor participación en la distribución de la riqueza en contra de su concentración en el privilegiado centro comercial.

El sistema capitalista supone que toda persona, en lo económico, es individualista por ende actúa y trabaja solo en su propio provecho, pero este interés particular va a estar siempre limitado por la competencia, que le impedirá aprovecharse indefinidamente de las demás personas; defiende la propiedad privada de los recursos productivos y acepta como natural la tendencia humana al intercambio; por último, le otorga al Estado  una actividad nula en lo económico convirtiéndolo en un simple vigilante del cumplimiento de los deberes y derechos de las personas.

En su funcionamiento utiliza las fuerzas del mercado para establecer los precios, que van a cubrir el costo de producción más un margen normal de ganancia, que puede incrementarse a corto plazo gracias a las innovaciones tecnológicas que significan menores costos, pero que la competencia se encargara de eliminar en el largo plazo. Lo anterior, dentro de mercados muy competitivos con gran número de compradores y vendedores, en ninguna intervención estatal y adecuada división del trabajo.

 

images-copia-2.jpg

EL SOCIALISMO

Es un sistema que nació como reacción al capitalismo y de ahí que culpe a la propiedad privada de todos los males sociales y económicos que agobian a las personas; de igual manera, no está de acuerdo con el beneficio empresarial que queda  manos del empresario capitalista por considerarlo injusto. Propone que la producción se efectué de acuerdo con las necesidades de la comunidad y para esta el Estado debe planificar y dirigir toda la actividad económica prescindiendo de la iniciativa privada.

Para solucionar todos los males del capitalismo, propone el establecimiento de unas áreas de producción, tanto agropecuarias como industriales, para ser manejadas por los trabajadores y cuya propiedad puede ser o de toda la comunidad (comunismo) o estatal (socialismo).

Para lograr este nuevo sistema económico es necesario acabar completamente con el capitalismo y todas sus secuelas; es decir, debe desaparecer cualquier asomo de propiedad privada y esta debe ser reemplazada por la apropiación colectiva o estatal. La jerarquización social venia imperando desde el feudalismo con sus característicos estratos sociales y es reemplazada por un sistema social sin clases en el cual los mismos participantes escogen a sus dirigentes pero sin distingos de clase, en los cuales aparece la capacidad económica individual.

El Estado asume la dirección total de la economía y es el quien decide que va a producirse, en que cantidad, como va a llevarse a cabo el proceso productivo y posteriormente, como se efectuara su distribución. Todo lo anterior, dentro de los planes quinquenales y decenales de desarrollo, típicos hoy en día en economías de esta clase. Evidentemente dentro del nuevo esquema socialista la posición de liderazgo económico es del Estado, pues al desaparecer la propiedad privada, el beneficio empresarial y la libre iniciativa, que son los pilares o bases capitalismo, únicamente la acción planificadora del Estado puede poner orden en lo económico pues de lo contrario imperaría el caos y la ruina.

SOCIALISMO-1.jpg

Marx y Engels fueron los ideólogos del comunismo: Marx desarrollo la teoría clásica del valor trabajo, según la cual el intercambio de bienes se efectúa a través de equivalencias de hora-hombre trabajas, o sea, que el valor de cambio de un bien se determina por la cantidad de mano de obra socialmente necesaria para producirlo, dependiendo de cada país en particular, así como de su grado de desarrollo tecnológico, que a la postre va a causar los famosos excedentes de producción que deben beneficiar a toda la sociedad en general y no a un grupo privilegiado en particular.

Los excedentes de producción unidos a la innovación tecnológica y a la división del trabajo, el lucro empresarial, etc., llevaron a Marx a concluir que el sistema capitalista es explotador de la clase proletaria o asalariada pues el capitalista se apropia indebidamente de la plusvalía, que viene a ser la diferencia entre el valor de los bienes que ha elaborado el obrero y el pago de su propio potencial de mano de obra, medido en términos de su costo de vida, incluida su familia.

En términos generales, el sistema socialista, elimina la propiedad privada, prescinde de los beneficios empresariales, elimina la competencia y crea un estado poderoso a quien por intermedio de su planificación centralizada delega, en forma absoluta, el manejo de todo lo económico y distribuye los excedentes dentro de un claro concepto social, que beneficia a toda la colectividad y no a unos pocos en particular.

 

 

Compartir Publicación

0 0 vote
Article Rating
Suscribete
Notificar a
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments