La Cartografía: evolución y representantes

 Hacia el siglo XV confluyeron una serie de factores que impulsaron la navegación como la necesidad de encontrar nuevas rutas comerciales entre Europa y Asia, el desarrollo o aplicación de inventos clave como la brújula, el astrolabio, la imprenta, el papel, las carabelas y las armas de fuego (muchos de estos inventos provenientes de Asia). Todos estos factores confluyeron en la llegada de los europeos a América y dieron un fuerte impulso al desarrollo de la cartografía.

Por eso, a partir del siglo XV, la cartografía comenzó a adoptar técnicas más innovadoras a través de la reimpresión, reproducción y actualización de los mapas, lo que permitió incorporar los más recientes descubrimientos logrados con los diferentes viajes de exploración. Así, los europeos estudiados volvieron a pensar en una Tierra esférica, razón por la cual la cartografía retomó su carácter científico. De esta época se destacan logros y personajes como:

Martín Waldseemüller. En 1507 este geógrafo alemán, con el diseño de su mapa, fue el primero en dar el nombre de América a las tierras transatlánticas acabadas de descubrir. El nombre de América se da en reconocimiento a la labor realizada por el navegante italiano Américo Vespucio, quien en cada uno de sus viajes realizó los primeros trazos para el mapa del nuevo continente.

Abraham Ortelius. Este cartógrafo flamenco, en el año 1570, publicó el primer atlas moderno, elaborado gracias a la recopilación de varios mapas diseñados por cartógrafos que recogían información de los navegantes y los exploradores de la época. En su primera edición se presentaron 70 mapas de los cuales 56 eran de Europa. Dentro de esta obra se destaca el orden de los mapas iniciando por el mapamundi, Europa, Asia, África y el Nuevo Mundo; de igual forma, incluyó la lista con los nombres de los autores de cada uno de los mapas. Lo interesante de esta estructura está, en que actualmente sigue vigente.

Gerhardus Mercator. Este geógrafo y cartógrafo en 1569 diseñó un mapamundi en el cual utilizó el sistema de proyección de mapas que más tarde bautizó con su nombre. La proyección cartográfica de Mercator se caracteriza por ser una representación cilíndrica rectangular directa en la que los paralelos son líneas que conservan las distancias. El uso de esta representación cartográfica es fundamental en la navegación marina, porque permite encontrar el ángulo de ruta por simples procedimientos gráficos. Después de su muerte se publicó su gran libro de mapas del mundo, al que él le había dado el nombre de Atlas, en honor a la grandeza de la mitología griega que sostenía la bóveda celeste.

Compartir Publicación

Leave a Reply

avatar
  Suscribete  
Notificar a