Álvaro Uribe Vélez

Presidente de Colombia en los períodos 2002-2006 y 2006-2010. habilidoso político cuya campaña prometió la victoria militar total sobre los insurgentes de izquierda. El Plan Colombia le permitió a Uribe fortalecer y profesionalizar las fuerzas armadas de Colombia. Importó de los Estados Unidos una flotilla de helicópteros tácticos y todo terreno. El “Plan Patriota” de Uribe consistía en empujar a la guerrilla hacia los rincones del país, acorralarlos y reducirlos con “bajas” verificables que le mostraran a los colombianos que era el ejército, y no los insurgentes, el que iba ganando la guerra.

A pesar de los discursos bravucones y tempestuosos del gobierno sobre una victoria militar total, los colombianos empezaron a dudar seriamente del modo en que Uribe estaba lidiando con la guerra cuando estalló el escándalo de los “falsos positivos” en 2008. El escándalo, una manipulación siniestra y criminal del número de bajas de la guerra, obligó a los colombianos a dudar de la eficacia de una victoria militar total, y nuevamente se empezó a discutir una salida dialogada del conflicto. El escándalo de los falsos positivos perjudicó al gobierno de Uribe, avergonzó a su ministro de defensa Juan Manuel Santos y representó el comienzo de una serie de revelaciones sobre el segundo mandato de Uribe. El presidente Uribe hizo un acuerdo con las fuerzas paramilitares, las AUC, que culminó en la Ley de Justicia y Paz, según la cual las AUC se desintegrarían, admitirían públicamente sus crímenes, y recibirían sentencias reducidas por su transparencia aparente. (Incumplió el acuerdo que tenía con las AUC al extraditar a los principales jefes a estados unidos). La salida a la luz de algunos de estos crímenes, masacres en la mayoría de los casos, conmocionó a los colombianos, y pronto muchos políticos y figuras importantes (incluyendo a el presidente y socios cercanos ) se encontraron inmersos en el escándalo. Muchos de estos están ahora en la cárcel. El desmembramiento oficial de las AUC no condujo a la paz nacional y a la armonía; en muchas regiones del país, sobre todo en la costa norte, los paramilitares se han vuelto a armar furtivamente y a conformar bandas criminales, las Bacrim. Estas organizaciones criminales tienen verdadera influencia política y poder económico en gran parte del territorio nacional. Uribe hizo un intento mediocre de negociar con las FARC, pero una especie de odio histórico y visceral hacia esta organización le impidió a él o a su gobierno negociar seriamente con los guerrilleros.

 El presidente Uribe buscó el apoyo del presidente venezolano Hugo Chávez un hombre que tenía un vínculo cercano con las FARC, e intentó usar a Chávez y al presidente izquierdista de Ecuador, Rafael Correa, como interlocutores. Pero las proposiciones de Uribe a sus vecinos de izquierda colapsaron en marzo de 2008, cuando el ejército colombiano atacó un campamento en Ecuador y mató a Raúl Reyes, el segundo al mando de las FARC. Un total de dieciocho personas murieron, incluyendo a un soldado colombiano. Esto marcó el fin de todo tipo de negociación entre el gobierno de Uribe y las FARC.

Historia_concisa_digital- michael J. larosa Germán r. mejía

Compartir Publicación

Leave a Reply

avatar
  Suscribete  
Notificar a