La represión de las huelgas obreras

Betsabé Espinal, pionera de la lucha de las mujeres por derechos laborales

Al inicio del siglo XX cuando se organizaron las primeras protestas y huelgas obreras, los empresarios y los funcionarios del gobierno no tenían la mentalidad de que los obreros, así como los campesinos, eran ciudadanos con derechos. Por lo que reprimieron las manifestaciones de formas violentas. En el centro de la industria petrolera de Colombia, en la ciudad santandereana de Barrancabermeja, los obreros de la Tropical Oil Company, se declararon dos veces la huelga. La primera se produjo en septiembre de 1924 y la segunda en enero de 1927. Ambas terminaron trágicamente, con el despido de numerosos trabajadores, y el destierro de otros fuera de Barrancabermeja, así como con el asesinato de manifestantes por parte del ejército y la policía.

En similares circunstancias terminó la huelga de los trabajadores bananeros de 1928. En diciembre de ese año, tropas del Ejército abrieron fuego contra la multitud de manifestantes campesinos, que trabajaban para la United Fruit Company, y que se disponían a marchar desde Ciénaga hasta Santa Marta. En este evento murieron tantos trabajadores que se conoce como la Masacre de las Bananeras. Las difíciles condiciones laborales de los obreros, y la represión violenta que vivieron por sus protestas, fueron denunciadas por Jorge Eliecer Gaitán, por el Partido Socialista y el Partido Comunista de Colombia.  En esta época surgió una mujer como María Cano,  que a pesar de no ser obrera, se comprometió con la lucha obrera. Nació en Medellín en el seno de una familia intelectual, por lo que leyó muchos textos que inspiraron sus ideas comprometidas con la equidad y la justicia social. Recorrió muchas plazas públicas del país, y sufrió las consecuencias de su activismo hasta con la cárcel. En 1936 el número de obreros creció y la conciencia de su lucha también. Gracias a las luchas sindicales y a su proceso organizativo, los trabajadores lograron: La jornada de ocho horas diarias. El salario mínimo. El servicio de salud para los trabajadores. La licencia de maternidad.

Compartir Publicación

Leave a Reply

avatar
  Suscribete  
Notificar a